lunes, 27 de abril de 2015

Tu y yo

Hoy te fuiste muy temprano,
y me puse a recordar, los momentos que vivimos, compartimos la ilusión,
en aquel amor intenso lleno de una gran pasión,
de caricias y de besos que sentimos tu y yo.
No importaba nada entonces, solo estar juntos los dos,
olvidándonos de aquello que negara nuestro amor;
El pensar en nuestros sueños, en nuestro nido de amor
solo hacia que olvidara, nuestro mundo alrededor.
La pasión que un día sentimos comprendí que no era amor,
solo era la inocencia de nuestra juventud,
el desear estar unidos ahogarnos en amor,
el creer que todo el mundo, era solo de los dos.
Ya los años han pasado nuestro amor a madurado
convirtiéndose en aquello,l o que habíamos soñado,
mas no creas que fue fácil, conservar aquel amor,
es la lucha cada día que vivimos tu y yo.

Alma desnuda

Viendo bailar tangos.

Tango de la pampa
Tango festival
Tango interminable
Abrazado amar.

Baila que te baila
Piernas al azar
Y bocas juntadas
Callado besar.

El suelo es un cielo
De azul ultramar
Vida en punta breve
De nunca acabar.

Cumparsita mía
Te vas vienes vas
Sin perder el ritmo
Del dulce compás.

Arriba los brazos
Adelante atrás
Pecho contra pecho
Atracción fatal.

Te miro me miras
Sueño sueñas ¡guay!
Abanícame
Que me muero ¡ay!

Apuleyo Soto.

jueves, 23 de abril de 2015

Un poema no escrito.

Alma desnuda también ha querido dejar sus letras en este humilde rincón y compartirlas con nosotros.
En el umbral de la desesperación, un poema no escrito ahoga su voz,
palabras que transitan sobre un papel,van desvistiendo la verdad de un querer.
Querer que por extraño me duela, que por prohibido, me lastima,
que por intenso, lo deseo, por no tenerlo, lo sueño.
Extraviado encuentro la noche,cuando tu historia quise contarle a la luna,
los luceros en mis manos se escondían, el pueblo cruel allá afuera se dormía,
el silencio en constante derroche a mis versos mutilaban su rima,
bajo el cielo de Sucina, escribiendo junto a la ventana, observando las estrellas,
que esta noche brillan,sollozos que de mi alma surgían, lacerantes espadas a mis letras
cruel herida esgrimían.
Vulnerable caricia es el olvido,voz que con dolor de mí surgía, insensible a mi llanto,
acechante a mi quebranto.
Olvidarte exigía, clemencía le pedía y entre sollozos le decía:
que mi boca de tus labios el sabor de un beso desconocía.

Alma desnuda.

CRÓNICA GENERAL

En este día tan especial dedicado a la lectura, no podían faltar unos versos del famoso escritor y poeta D. Apuleyo.
CRÓNICA GENERAL DEL ENCUENTRO INTERNACIONAL SILOS-SIAL- PIGMALIÓN, CELEBRADO EN SANTO DOMINGO (17- 19 DE ABRIL DE 2015).
 
En el nombre del Padre/ Bernardo-Recaredo,
que aunque pequeño es grande/ porque llega hasta el cielo
como el ciprés altivo/ de don Gerardo Diego,
traspongo aquí la Crónica/ General del Encuentro.

Sirva de despedida/ notarial y encantada.
Tal cual dijo el Quijote/ después de todo, nada.
Al tiempo de partir,/ con la frente bien alta,
se fueron sus mercedes/ de buen ánimo y gana.

Fue, sin duda, Basilio/cirílico y latino.
el maestro extremeño/ que nos dejó asumidos
a su corte de damas/ caballeros y libros
como un Imán acorde/ del retiro de Silos.

Al igual que otros años/ y en las cuadernas líneas
nos fuimos desplegando/ con notable avaricia
por calles y por plazas,/ por salas y capillas
de la ilustre y gloriosa/ villa benedictina.

Allí con Athané/ y el cordial Héctor Huertas,
con Rafael Bonilla,/ catedrático a espuertas,
con Trujillo, Cavero,/ Socorro y sus cadencias,
y con la dulce Alicia,/ doctora en pasarelas.

Allí con Luismi Cabo,/ Mila y Estefanía,
Mariángeles Castillo,/ perfecta directiva,
el Aldo Ruffinato,/ angélico hispanista,
Alfredo Puy Muñoz,/ Sagrario y Pilar Piña.

Allí hasta un centenar/ de escritores y críticos
alabando a Cervantes,/ novelista prolífico,
y dictando poemas/ con los cinco sentidos…,
nos dimos cita unánime/ todos los susodichos.

Quede para la historia/ de la literatura
esta Crónica exenta/ de mentiras y dudas;
ocurrió cual la doy/ a las gentes futuras…
Quede conmigo Dios./ Mi pobre pluma es suya.

Apuleyo Soto Pajares.

miércoles, 22 de abril de 2015

RITORNELO DEL CORAZÓN

Porque sacan tanto el tema
los de la televisión,
quiero hacerle yo un poema
a ese tema, el corazón.

Una bomba, una sorpresa
es el rojo corazón.
No es la boca la que besa.
besa, besa el corazón.

Un tormento, una tormenta,
una lluvia, una pasión…
A quien todo esto se inventa
se le llama corazón.

Un suspiro, dos suspiros,
tres suspiros… Un montón.
Y los más mortales tiros
los recibe el corazón.

Calla, sufre, pide ansía,
se parte como un limón.
¡Tanto hace cada día
el sangrado corazón!


Ríe, canta,envida, espera.
Nunca encuentra su ocasión.
Porque espera, desespera
el latiente corazón.

Colma arterias siderales.
Tiene nombre de ladrón.
Roba el tiempo y sus caudales
y es robado el corazón.

Da mil sueños, mil encantos.
Da razones, no razón.
Y al final son todo llantos
en el pobre corazón.

Llama, insiste, se arrodilla,
queda al pie de tu balcón,
Cuanto más la luna brilla,
más se humilla el corazón.

Nunca es libre, prisionero
de una u otra obcecación.
Aun creyéndose el primero,
último es el corazón.

Disparata, corre y mata
por las buenas y a traición.
Desatándose se ata
sin pensar el corazón.

Da lecciones y no aprende
la verdadera lección:
corregir a aquel que expende
sin rubor el corazón.

Cariñoso, distanciado,
va del pasmo a la emoción.
Tan ardiente como helado
se demuestra el corazón.

Hace clic y también clas.
Suena din, pero no es don.
Y en un momentito ¡zas!
dice adiós el corazón.

Caballero pareciera
por su gracia y distinción.
pero actúa de manera
diferente el corazón.

Ama pompas, vanidades…
bebe vientos con fruición
y trastoca las edades
del amor el corazón.

Se enloquece, se despecha.
siente pena, indignación.
Es veloz como una flecha
de Cupido el corazón.

Yo le dije al mío un día:
“Para el carro, corazón”.
Y, parándome, tenía
un puñal mi corazón.

Apuleyo Soto.

Por cada beso que me hace volar

Aquel día soleado sin esperanzas de amar,
llegaste tu tan hermosa, para mi corazón conquistar
será tal vez un sueño o una pesadilla,
que en cada cuadra que camine te vea en una orilla.
Te he buscado en mil y un sueños,
creyendo que mi imaginación solo eran destellos,
de una inmensa oscuridad que me dejaba ciego,
pero que a tu lado no más veía el cielo.
No hay palabras en mi boca capaces de expresarte
todo lo que hiciste, cuando me enseñaste a amarte,
quiero ser tu apoyo cuando te sientas decaída,
quiero ser tu nombre el cual nunca olvidas.
Encontrarte en donde nunca pensé,
es algo tan extraño que nunca imagine,
yo de rodillas te pido perdón,
por cualquier estupidez o alguna equivocación.
Prometo nunca hacerte daño y estar junto a ti,
prometo hacerte llorar, pero siendo feliz
nunca te soltare, estarás siempre en mis brazos
cuando te sientas vacía te abrazaré en mi regazo.
Caminare contigo en aquel lugar donde te bese
recordaremos aquellas cartas escritas por internet
pasearemos en donde más te guste estar
te apoyare en todo lo que puedas necesitar.
Para ti un no, no saldrá de mi boca
no esperare a nadie que el futuro escoja
me quedare contigo porque te amo
esa es mi promesa, lo cumpliré porque me has demostrado
que una persona como yo también tiene derecho a amar,
gracias por la felicidad,
y por cada beso que me hace volar.

Alma desnuda.

jueves, 16 de abril de 2015

Mujeres con y a por poder.

¿Han visto cuántas mujeres
copan y chupan poder
o con medida osadía
van corriéndose hacia él?
No citaré a todas todas,
pues se extienden por doquier;
son una plaga… bendita
y usan modales de miel,
aunque a veces frente al hombre
se empinan, no sé por qué,
porque si somos iguales…,
dejemos de contender.
Y a lo que vamos, lector:
Mujeres a tutiplén
en la política, el arte
de hacer y de comprender
a la inmensa mayoría
que les da su voto fiel.
Yo estoy con ellas por gusto,
sí estoy con ellas, joder,
a pesar de que me pongan
los huevos como una nuez:
Esperanza Aguirre, noble
por su origen y quehacer;
Cristina Cifuentes, fuerte
y suave de mano y piel;
Tania Sánchez, la encajera
de bolillos, vez a vez,
que si hoy estoy con éste
y mañana con aquel;
Carolina la Bescansa
en encuestas todo a cien;
La Cospedal diferida
sobre el Bárcenas infiel;
Soraya, la contenida
portavoz y viceprés;
Ana Pastor, la gallega
ministra del AVE expres;
Fernanda Rudi, la jefa
del gobierno aragonés;
Rita, sofocada siempre
y entonando el “caloret”
por la Valencia de Fallas
en torno a su San José;
Carmen Chacón, de Almería,
hablando en catalanés,
sin decidirse por donde
se presentará y a qué;
Celia Villalobos, loba
a su aire del PP;
Susana, la andalucísima
trianera frente a tres
o trescientos mil partidos
que no le dan validez,
aunque dispute su puesto
al Pedro Sánchez, mal gré,
mal gré lui y mal gré el PSOE
y tantos de su jaez;
Irene Lozano, moza
de la ya hundida UPyD
por mor de la Rosa Díez
que no se dejó envolver
con “Ciudadanos” al canto
del supercrecido Albert;
Esther Rodríguez, la tonta
que pocos saben quién es,
pero predica mezquitas
a favor del bereber,
borrando Semanas Santas
del sevillano cartel;
y Letizia Ortiz, la Reina
de este país santiagués,
que a pesar de todo sigue
con notable impavidez
con Felipe VI al brazo
como envidiable mujer.
Mujeres, mujeres quiero,
mujeres con sensatez.

Apuleyo Soto Pajares.

miércoles, 15 de abril de 2015

El día que yo muera...

El día que yo muera, quisieran que me entierren,
detrás de una colina donde se guardan las penas,
quisiera que en cada mañana saboreen mis sueños,
Y en las tardes del Sol acaricien mis recuerdos.
No quisiera que lirios secos marchiten mis besos,
aquellos que un día entregué a las estrellas.
Quiero las flores frescas que renueven ilusiones,
que expandan al mundo entero mis versos escondidos.
Yo no nací para las piedras dormidas,
ni para los helechos que crecen agobiados en distancias,
quiero que mis versos dancen en la luna, clamando para el mundo una nueva vida.
Quisiera saborear pedacitos de caminos, para masticar recuerdos.
Yo amé al cielo y su inmensidad de misterios, coqueteé con la luna
por su romanticismo que siempre espera.
Disfruté de la llovizna para que humedecieran mis lágrimas,
y me llenaron también de vida, de una vida inmensa que aún vivo
y no despierto.
Yo amé a una mujer que me dio su amor sin fallas,
adoré a mis hijos porque de ellos respiró mi alma,
aunque tuve pocos amigos, los suficientes, para atenuar mi calma.
El día que yo muera quiero trocitos de luna nueva,
rayitos de estrellas lejanas,
algún lucero que me recoja y no me pierda,
quiero el sueño eterno con la mujer de mis días,
quiero que mis hijos nunca se arrodillen en alguna quebrada,
que desafíen a los vientos, a las piedras y a los falsos sueños.
¡Eso sí! Quiero mis poemas que me acompañen a lo eterno,
No quiero soñar solio, quiero que mis versos me den alas de recuerdos.
El día que yo me muera, no me entierren en las penas,
porque creo que todas en la tierra las he comido,
quiero morir tranquilo...
Enterrado en mi destino. Solo...como Dios a querido.

Alma desnuda.

jueves, 9 de abril de 2015

El maestro de cada día dánosle hoy



Por Luis Server  (seudónimo)



Porque doy clase a los niños
me llaman a mi Maestro.
Sin embargo,soy discípulo
Y de todos algo aprendo.

Voy por la vida enseñando
Y a la vez me desconcierto
Porque los mapas del mundo
Son cada día más nuevos.

Con lápices de colores
mi existencia coloreo:
Antes todo era muy blanco.
Ahora rojo, gris y negro.

Los libros,sopa de letras,
son mi mayor alimento.
Me desayuno con Lengua
hasta llegar al recreo.

Ando a pasitos pausados
del encerado al cuaderno,
y se me va la mañana
en menos que cuento un cuento.


Tiene mi clase ventanas
para mirar a lo lejos;
tan lejos que,en un descuido,
se me mete el cielo dentro.

Y es que quiere ver qué hacen
Los niños dulces y tiernos
con la plastilina móvil
y la pintura de dedos.

Muchos  días salgo fuera,
a dar lecciones al viento,
y vuelvo condecorado
con arenas de arroyuelos,

hojas de árboles cantores
y miniaturas de insectos.
Es entonces cuando el alma
vibra con latidos nuevos,

como si el mundo cuajara
en mí su tesoro inmenso
para decorar la escuela
cuando se acaba el paseo.

Lo de ser Maestro es fácil
si de verdad se es Maestro:
Basta enseñarse a sí mismo
y hacerlo a los otros luego.


Por lo demás,dar la clase
no guarda ningún secreto:
Es una larga paciencia
para darle tiempo al tiempo.

Señores,ya mis alumnos
están pidiendo silencio.
Hasta siempre.A la hora en punto.
En mi colegio os espero.

La vida sigue el camino
Que le marcan los Maestros.
Hoy toca dictado, niños:
Peter Pan emprende el vuelo…

Apuleyo Soto Pajares



La materia del amor

En el colegio de Sucina, por el yo pase, pues un buen día una duda me concomía,
y a mi profesora pregunte...
Señorita profesora, le planteo que me tome hoy mismo un justo examen.
 La materia del amor, rendir deseo y cómo hacer que dos personas se amen.
 Asignatura de amor, materia nueva, gran misterio de la humanidad inculta.
 Si no hago las tareas, me reprueba y si apruebo, para hacerlo me faculta.
 Yo sé que la bondad es aritmética y cuanto uno más da, vuelve el mensaje
 con sonrisas que sanan, energéticas y que alivian la carga de este viaje.
 Y sé que la dulzura es ortográfica y quiero ser experto en el lenguaje.
 Un "te amo" será palabra mágica, pues las palabras curan, cual vendajes.
 Yo sé que el cariño es geométrico, a riesgo de que "cursi" me proclamen,
 pero el mío hacia ella es kilométrico, lo verá, al otorgarme su dictamen.
 Ahora usted dice que el amor ¡es química! y un milagro de las ciencias naturales.
 Explíqueme esta misteriosa incógnita:l a causa de atracción de dos mortales.
 Enséñeme el amor que me enamora, ayúdeme a entender sus lindas fases.
 Seré su fiel alumno, profesora. Jamás, si lo sé hacer, faltaré a clases.

Alma desnuda.

martes, 7 de abril de 2015

Al despertar.

Cada dia al despertar me encanta tus labios besar,
sentir tu cuerpo y el mio rozar, siempre me vuelvo a enamorar,
 se que tu sientes lo mismo me lo dices "con el brillo de tus ojos",
 al mirar la luna por las noches y cantarle a las estrellas como locos,
 agradezco tu amor divino, te amo tanto que me quedo ido,
 al escuchar tu voz hablándome al oído y recordarme todo lo que juntos hemos vivido,
 te necesito tanto, como un ave necesita de su canto,
 se que en mi vida jamas habrá llanto, por eso cariño mio, yo te amo tanto,
 siempre estaré a tu lado, pues sabes que mi vida yo te he regalado,
 con tu amor mis heridas has curado y has hecho que todo ese dolor haya olvidado.

Alma desnuda.

E.T. Mi casa…

He descansado estos días santos en mi casita de campo de la Somosierra madrileño-segoviana, paseando, leyendo y escribiendo. Y lo he hecho lejos del mundanal ruido y el resplandor dorado de las playas e impregnado del espíritu sacramental que transmitían por TV las procesiones encapuchadas, de las que soy adicto, pero a distancia. Necesitaba de veras ese retiro, para recomponerme a mí mismo, después de un invierno nevado y congelado. Un placer solitario.
Recogido de nuevo en el despacho, reinicio las colaboraciones periodísticas y preparo las múltiples charlas infantiles que ofreceré por los colegios de toda España, con mi PEPÍN PEPINO, EL FANTASMA MIEDOSO, que va por su VII edición en la editorial SAN PABLO.(Llamad, por favor, a Edita: 618 106 466-91 798 77 52, que os atenderá con amabilidad) Es mi otro placer, este más comunitario y creativo, el de ir por las aulas repartiendo las cartas del “juego con las palabras”. Somos palabras o no somos humanos.
Como en casa, en ninguna parte. Pero de vez en cuando hay que salir de ella, para apreciar más y mejor lo que dejamos atrás al abandonarla.
Este mes de abril lo tengo sembrado de peticiones colegiales, al igual que mayo. Voy a exaltar la fantasía, abonándola en las mentes infantiles y juveniles, que son el presente y aumentarán el porvenir.
Con mis niños representaba a E.T., la película que a tantos nos impactó, en un bosquezuelo de robles, camino del infinito, en los años 90 del pasado siglo. Ahí sigo, persiguiendo a la Dulcinea, la Bella Durmiente, la Cenicienta y el Peter Pan…que es, que son, la literatura para niños que nos hace insospechadamente hombres. Venid conmigo.
Próximas estaciones: Tres Cantos (Nejapa), Arturo Soria (Ramón y Cajal), Segovia (Villalpando) y etc, etc.

Apuleyo Soto.

domingo, 5 de abril de 2015

Nana de luna.



Si mi niña no puede,

no puede dormir,

bajaré yo la luna,

vaya, vaya que sí.

Una luna redonda,

dorada, carmesí,

que le guiñe traviesa

a la a, a la e y a la í.

Si mi niña no puede,

no puede soñar,

subiré yo los peces,

los peces del mar,

con sus colas y escamas

a la i, a la e y a la a.

¿Dónde estás, niña mía,

que te quiero acunar

en un bosque de algas

y de espumas y sal?

Ya me ha escrito tu nombre,

tu nombre y nada más,

el travieso escribano

llamado calamar.

A la a, a la e , a la í,

A la i, a la e, a la a.

Apuleyo Soto Pajares.