Mitos y leyendas

La Gioconda de Leonardo da Vinci
La Gioconda es el cuadro más famoso que existe. De ahí que aunque nunca haya sido tasado, si lo fuese, probablemente alcanzaría la cifra más alta de la historia del arte. Por ello, no es extraño que fuese robado del Louvre por Vicenzo Perrugia (pintor italiano) en 1911 aunque apareció dos años más tarde en Italia.

El cuadro no sólo ha sido robado, sino que también ha sido 
rociado con ácido y golpeado con una piedra arrojada por un hombre en el propio Louvre.

Es con diferencia la pintura más visitada del museo (
6 millones de visitantes en el año 2001).

En 2005 fue instalada tras una 
vitrina antibalas en una sala especial donde está protegida del calor, la humedad y el vandalismo. El traslado y acondicionamiento tuvo un coste de 6 millones de dólares que corrieron a cargo de la misma cadena televisiva japonesa que patrocinó la restauración de la Capilla Sixtina.

Parece ser que la protagonista del cuadro es
Lisa Gherardini, una dama florentina casada con Francesco del Giocondo, banquero napolitano. No obstante existen otras posibilidades sobre quién es la protagonista del cuadro. Hay quien dice que es la española Constanza de Ávalos, y arriesgándose aún más hay quien afirma que el retratado es Francesco del Giocondo o incluso el propio Leonardo.

Una peculiaridad de la dama que aparece en el cuadro es que 
no tiene cejas ni pestañas. Aunque hoy en día nos extrañe, era una costumbre común entre las damas florentinas de la época, depilarse todo el vello de la cara.

Es la 
última gran obra de Leonardo, y de hecho estuvo retocándola hasta sus últimos días, llevándole cuatro años completar el proyecto. A posteriori se sabe quepertenecio al amigo y mecenas de Leonardo da Vinci, el rey Francisco I de Francia y más tarde a Napoleón sin pertenecer en ningún momento a la familia Giocondo.
Giorgio Vasari, que escribió sobre la vida de los artistas de la época nos cuenta: "Los ojos de Monna Lisa tienen una brillantez lustrosa y los matices de la figura están realizados en colores pálidos, rosados y grises... Las pestañas y las cejas están perfectamente diseñadas, lo cual implica una gran técnica y mucha dificultad... La nariz es bellísima..."
Vasari también dice en sus escritos que 
mientras Leonardo pintaba a su modelo siempre había alguien cantando, tocando música o contandole una historia y que de esa manera consiguió la expresión placentera en su rostro.

La combinación de la
"perspectiva aérea" y de la técnica del "sfumatto"(=difuminado) consiguen una estupenda sensación tridimensional y de profundidad. Los críticos de arte coínciden en afirmar que lo mejor del cuadro son lasmanos y por supuesto la enigmática sonrisa sobre la que Margaret Livingstone, experta en percepción visual dijo: "una ilusión que aparece y desaparece debido a la peculiar manera en que el ojo humano procesa las imágenes". La experta opina que debido al funcionamiento del ojo humano si se mira directamente a la boca la sonrisa desaparece, mientras que si se mira a los ojos u otra parte del cuadro la sonrisa vuelve a aparecer en el rostro de la Gioconda.

Sobre la boca de la Mona Lisa, J.E. Borkowski comenta que el rictus bucal es como el de las 
personas que han perdido sus incisivos o que padecen bruxismo, un hábito que lleva a rechinar los dientes por estrés o durante el sueño.

No deja de llamar la atención la opinión de un profesor de Yale, según él la sonrisa es debido a que la dama está 
embarazada. Llega a esta conclusión tras analizar la forma de la cara, los dedos hinchados y el gesto de las manos sobre el vientre (muy típico de las embarazadas).

Según la publicación británica 
New Scientist y en base a los estudios de la Universidad de Amsterdan la sonrisa de la Mona Lisa esta compuesta de las siguientes emociones:
  • 83% se debe a la felicidad
  • 9% es sentimiento de disgusto
  • 6% de miedo
  • 2% de enojo
El estudio está basado en el análisis de la expresión por un programa informático (diseñado por la Universidad de Illinois) que evalúa emociones interpretando los gestos de la cara.



Origen del día de la madre

Según cuentan, el día de la madre se inició en la Grecia antigua, en las festividades en honor a Rhea, la madre de Júpiter, Neptuno y Plutón.

Durante el siglo XVII en Inglaterra comenzaron a permitir a los criados
a tener fiesta un día para poder visitar a sus madres teniendo el dia pagado, empezándose a honrar a las madres de Inglaterra, denominándose así "Domingo de servir a la Madre"

Más tarde empezaron a preparar una torta(tarta,cake) especial, llamada "servir a la madre" llevándolas para celebrar ese día como un acto festivo en su honor .

En Estados Unidos, iniciado en 1872 por Julia Ward Howe, se celebra como un día dedicado a la paz.

La estadounidense Ana Jarvis de Philadelphia, tras la muerte de su madre en 1905, escribe a maestros, religiosos, políticos, abogados y otras personalidades, para que la apoyen en su proyecto de celebrar el "Día de la Madre" en el aniversario de la muerte de su madre, coincidiendo el primer domingo de mayo.

Se empezaron a celebrabar en casi toda la totalidad de los Estados Unidos en el año 1910.

Ana Jarvis, tuvo muy buena acogida su iniciativa, logró que el Congreso de los Estados Unidos presentara un proyecto de ley a favor de la celebración del «DIA DE LA MADRE», en todos los Estados Unidos, aprobandose el proyecto en 1914.

El Presidente Woodrow Wilson, firmó la petición que proclamaba el
«DIA DE LA MADRE» como día de fiesta nacional, que debía ser celebrado el segundo domingo del mes de mayo, siguiendo otros países a la celebración de diferentes partes del mundo en este acontecimiento sentimental que no tenía otro fin que rendir homenaje a esa mujer que ha dedicado toda su vida con amor para que pudieran crecer sus hijos.


El Nacimiento del Arco Iris

Hace mucho, mucho tiempo, en la espesa selva verde esmeralda habitaban unos pequeños animalitos que provocaban la admiración de todos aquellos que tenían la suerte de poder verlos. Eran siete magníficas mariposas, todas diferentes, pero cada una con sus alas pintadas de un color brillante y único. Su belleza era tal, que las flores de la selva se sentían opacadas cada vez que las mariposas revoloteaban su alrededor.
Eran inseparables, y cuando recorrían la selva parecían una nube de colores, deslumbrante y movediza. Pero un día, una de ellas se hirió con una aguda espina y ya no pudo volar con sus amigas. El resto de las mariposas la rodeo, y pronto comprendieron que la profunda herida era mortal. Volaron hasta el cielo para estar cerca de los dioses y, sin dudarlo, ofrecieron realizar cualquier sacrificio con tal de que la muerte de su amiga no las separara. Una voz grave y profunda quebró el silencio de los cielos y les preguntó si estaban dispuestas a dar sus propias vidas con tal de permanecer juntas, a lo que todas contestaron afirmativamente.
En ese mismo instante fuertes vientos cruzaron los cielos, las nubes se volvieron negras, y la lluvia y los rayos formaron una tormenta como nunca se había conocido. Un remolino envolvió a las siete mariposas y las elevó más allá de las nubes. Cuando todo se calmó y el sol se disponía a comenzar su trabajo para secar la tierra, una imponente curva luminosa cruzó el cielo, un arco que estaba pintado con los colores de las siete mariposas, y que brillaba gracias a las almas de estas siete amigas que no temieron a la muerte con tal de permanecer juntas.



AFRODITA - VENUS
Es la diosa de la belleza y del amor, llamada por los griegos Afrodita y Venus por los romanos.

Según la mitología clásica, en un principio sólo había el Cielo (Urano) y la Tierra (Gea). Tuvieron muchos hijos, los Titanes (uno de ellos era Saturno), los Cíclopes, que tenían un ojo en mitad de la frente y los gigantes de cien manos.

Cansada Gea de tanto parir le pidió a sus hijos que la protegieran de su padre, Urano; el único que se atrevió fue Saturno, que con una filosa espada castró a su padre. Los testículos cayeron al mar y duraron allí mucho tiempo hasta que se les fue formando por encima una espuma blanca, espesa, y de allí fue saliendo encima de una concha, desnuda y ya criada Afrodita.
Parada en la concha la llevaron los Céfiros, por encima de las olas hasta la isla de Chipre; ahí la recibieron las Horas, que se quedaron absortas al ver aquella hermosura, le pusieron un collar y una corona para luego llevarla al Olimpo y presentarla a los otros dioses.

Zeus se enamoró de ella, pero ella no le prestó atención y en castigo el padre de los dioses la casó con el dios más feo, Hefestos, el herrero cojo. Ella (Afrodita) se la jugó a Hefestos con Ares (Marte). De este amor nació Eros (Cupido). Con Hermes (Mercurio) tuvo un hijo, Hermafrodito, un hermoso muchacho que una vez iba por la orilla de un lago y una ninfa se enamoró de él apenas le vio.
Pero él no le puso atención y entonces, ella se escondió detrás de un árbol a atisbarlo cuando él se tiró a nadar en el lago. Ella se tiró también y en un descuido de él se le aferró abrazándole y pidiendo a los dioses que no dejaran que se le separara.

Su plegaria fue atendida y quedaron convertidos en una sola persona, hombre y mujer al mismo tiempo.

Afrodita también tuvo relaciones con mortales, como Anquises, con quien tuvo a Eneas . De quien más se enamoró fue de Adonis. Resulta que Pigmalión, el escultor, creó una escultura llamada Galatea y se enamoró de ella y la diosa Afrodita le dio vida. Tuvieron un niño llamado Ciniras que cuando creció se casó con Ceneris, estos tuvieron una hija y la pusieron Mirra, ésta se enamoró de su padre por un hechizo de Afrodita.
Mirra, desesperada de ver que nada podía hacer, se iba a ahorcar con una soga, pero la atajó Hipólita, una sirvienta que ella tenía. En ese tiempo le hacían a la diosa Ceres (la diosa de la agricultura), una fiesta y uno de los puntos de esta fiesta era que los matrimonios tenían que vivir separados esas nueve noches.

Llegó Hipólita y llevó a Mirra donde su padre que estaba borracho, y la acostó al lado de él. Así pasaron las nueve noches y en la última noche pidió Ciniras una vela para ver con quién había estado y cuando vio que era con su propia hija y que lo que iría a nacer sería hijo y nieto a la vez, se enojó bastante y sacó una espada para matar a su hija, pero ella se le escapó.

Salió Mirra por la montaña, desesperada, pidiéndole a los dioses que la convirtieran en cualquier cosa, que ella no quería seguir viviendo más. La convirtieron en árbol. Lo único que quedó de ella fueron las lágrimas que siguió derramando, la mirra.

A los nueve meses le nació un hijo con la ayuda de la diosa de los partos, Ilitía. Lo cogieron las Náyades, ninfas del agua, lo untaron de mirra que estaba echando su mamá y lo envolvieron en hierba y flores y lo bautizaron Adonis, era parecido a Apolo y tan hermoso como el dios. Cuando lo vio Afrodita lo metió en un pequeño baúl y lo llevó para el Hades, se lo entregó a Proserpina para que lo cuidara, ya que allí estaba seguro.
Proserpina abrió el baúl y cuando vio al hermoso Adonis se adueñó de él. Cuando Afrodita se enteró fue a reclamárselo y Proserpina no se lo quiso devolver, pues estaba enamorada de él, claro que a escondidas de Hades, su esposo. Afrodita fue a quejarse ante Zeus.

Éste encargó a la musa Caliope para que resolviera este problema. La sentencia de Caliope fue la siguiente: como ambas tenían derecho a tener a Adonis, porque una fue la causante de que naciera y la otra tuvo el trabajo de criarlo, decidió que una tercera parte del año la pasara con Afrodita, otra con Proserpina y la otra con la que él quisiera.

La astuta Afrodita se puso el cinturón mágico que tenía para enamorar y le dijo a Adonis que pasara con ella todo el tiempo, a lo que Adonis aceptó. Proserpina fue en busca de su amigo Ares (Marte), que era el amante de Afrodita y le contó todo.

Ares enfurecido se convirtió en jabalí y una tarde que estaba Adonis cazando con Afrodita, Ares atacó por detrás a Adonis y le clavó los colmillos y en un instante lo mató. De la sangre que le salía se fueron formando unas flores muy hermosas y su alma se fue para el Hades.

Entonces subió Afrodita al Olimpo y le pidió a Zeus que dejara que siguiera estando con ella los seis meses más florecidos del año, y que en los otros seis más fríos se fuera con Proserpina, y Zeus se lo concedió.


 Leyenda Mapuche
   
EPEW LAFKEN CHUMPALL
(Arselia Lienlaf Marilaf, Comunidad Chan Chan).

Kiñe mapuche koni lafken mu, challwa mealu en bote, fey mvten epe apolmey ñi bote challwa, suertero, iwvch mapuche anay, ni poquitito, afmatugey ti wenxu chemu ñi fente eluetew ti chi chumpall elunieyu challwa , de tanto, mvley kiñe lil feyti mu kompukefuy ti pescador feyti mu nvleyu ñi namun, xipawelay, ti kura mu, ka ñi kuwu ñi nentual preso eyu ti chi lil, xipawelay fey nveyu chumpall kulakulawi pigey xemi pigey mawunamu
fvxenkey seña,m ka ti lil wixa koni ponwi lafken.


 EPEW. SIRENA DEL MAR
(TRADUCCIÓN)

Había una vez un hombre que entró en bote al mar en busca de pescados. Muy luego comenzó a llenar su bote, tenía mucha suerte. Tanta era su suerte que el quería seguir sacando pescados. La gente que lo vió como llenaba su bote se sintió sorprendida, pues era el único que lograba llenar su bote. Era el Chumpall que le daba tanto pescado.
Siguió y siguió buscando, hasta que se metió en un tremendo barranco de rocas. Cuando puso un pie sobre una roca el pie se le quedó pegado. No podía sacar su pie, quiso sacarlo con unas de sus manos y la mano también se le pegó en la roca. Dicen que el Chumpall lo había tomado como preso “kula-kulawi” dicen. La piedra creció y se fue más adentro del mar. Además, dicen que cuando va a llover, de esa piedra sale humo (“fvxenkey”). Es un anunció de mal tiempo.


 Las teogonías griegas
La mitología griega también recoge en sus relatos el origen del Mundo. Pero debemos tener presente que para el pensamiento religioso griego una cosmogonía suponía no solamente el origen de nuestro mundo físico, sino también el origen de los dioses, el origen del hombre y la organización social.
La literatura griega proporcionó diversos textos cosmogónicos, sin embargo la mayoría se conservan bastante mal. Entre ellos conocemos la teogonía de Hesíodo, la de Apolodoro en su Biblioteca, la teogonía de Eudemo, la de Jerónimo y Helanico, la cosmogonía de las Rapsodias y la recogida en el Papiro de Derveni, las cuatro últimas son conocidas como "Teogonías Órficas", ya que son atribuidas a Orfeo. Hay una serie de rasgos generales compartidos por estas cosmogonías griegas. En primer lugar, el origen del Mundo parte de la organización de una materia primitiva, que a veces se organiza sola. El segundo concepto fundamental es el de los pares de contrarios. Este planteamiento permitía concebir un gran número de oposiciones: el bien y el mal, frío y calor, día y noche... Otro elemento característico de las cosmogonías griegas es que la ordenación del Mundo no se produce instantáneamente, sino que pasa por fases intermedias en las que aparecen criaturas monstruosas y míticas hasta que el desorden es definitivamente desplazado y desaparece.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Que preciosidad...

Mari Carmen dijo...

Gracias Anónimo, es "copia y pega" pero me pareció interesante.
Me alegro que te haya gustado, seguiré poniendo mas cositas.
Gracias de nuevo.
Un cordial saludo.

Ambrosio (nieto de los confiteros) dijo...

Si alguien con acceso a los más mayores de Sucina conoce leyendas del pueblo, se le agradecerá que nos las cuente. Oí algo de la encantá del pozo, o de la curva, que es la típica, pero habrá otras seguramente.
Saludos a todos los sucineños