Pintura y escultura


La Gioconda, también llamada La Mona Lisa. Una obra de Leonardo Da Vinci, envuelta en misterio. 
En el apartado "Mitos y leyendas" hay mas información.



El Buen Pastor
Pintado: 1660.
TAMAÑO ORIGINAL: 164 X 110 cm.
Murillo domina con gran maestría la anatomía y expresión de los niños, creando numerosas obras con temas infantiles.
En este caso la paz y serenidad que transmite la expresión del niño con el cordero es la consecuencia de la intención del pintor de transmitir el gozo que proporciona al creyente su devoción.


 
Pintado: 1586 / 88 .
TAMAÑO ORIGINAL: 81 X 66 cm.
Esta pintura refleja el entierro de Don Gonzalo Ruiz, el Conde de Orgaz. El cuerpo del conde es descendido para introducirlo dentro del sepulcro por San Agustin y San Esteban, rodeados por importantes personajes de la aristocracia de la época. Entre ellos se puede encontrar el mismo pintor que realizó un autorretrato.
Esta pintura no se encuentra en El Museo del Prado, sino en la Iglesia de Santo Tomé de Toledo. En el museo existe una copia realizada por el hijo de El Greco, Jorge Manuel.

 

La Rendición de Breda o Las Lanzas
Pintado sobre 1634-35 .
TAMAÑO ORIGINAL: 307 X 367 cm.
Todas las figuras de esta pintura son retratos de los presentes en ese hecho histórico. Es la representación de un suceso real, casi una instántanea fotográfica del siglo XVII encargada a Velázquez por el Rey FelipeIV diez años después de suceder.
Es de resealtar la magnífica composición de la obra, dos grupos (vencedores a la derecha y vencidos a la izquierda) pero dentro de un nucleo comprendido entre los dos caballos que hay en cada parte. El tema fundamental, la entrega de las llaves de la ciudad de Breda, se situa en el centro teniendo como fondo el magnífico paisaje de tonos claros que hace que por contraste resalte la acción de los personajes.
También es interesante la intención de resaltar la justicia y benevolencia de las tropas vencedoras (españolas), representado en la acción de no dejar arrodillarse al vencido.
El vivo interés personal del pintor en este cuadro es evidente, lo refleja retratandose en uno de los individuos que aparecen en el cuadro, el último de la derecha del cuadro.




El Cristo Crucificado
Pintado sobre 1632 .
TAMAÑO ORIGINAL: 249 X 170 cm.
"El Cristo Crucificado" de Velázquez, refleja un dramatismo sereno, reforzado por un intenso fondo negro que contrasta con el cuerpo musculoso iluminado de Cristo.
La madera de la cruz que absorve la sangre, incrementa el drama de la muerte.
La tradición popular dice que Velázquez no podía copiar la expresión del lado derecho de la faz de Cristo y por lo tanto optó por cubrir el lado izquierdo con la cabellera.

No hay comentarios: