lunes, 8 de mayo de 2017

DÍA DE LA MADRE, en España.

DÍA DE LA MADRE, en España.

Primer domingo en mayo y celebramos
por eso con respeto y alegría,
que no en vano a este mundo nos traía
el ser al que este día dedicamos.

Para siempre, los hijos recordamos
a la madre que fuera nuestra guía
para no tropezar en esta vía,
que es el mundo falaz en que habitamos.

No hay nada comparable a su ternura,
tampoco proceder más generoso
y menos imponente fortaleza,

como la de una madre. Sin fisura
amparará a su hijo sin reposo
y si fuera preciso, con fiereza.

Señora de una pieza,
merece los elogios encendidos
de todos los que somos bien nacidos.


A MI MADRE, EN EL DÍA DE LA MADRE

Quiero este día mis palabras darte
a cambio de las pocas que me diste
y así tuvo que ser, pues no pudiste,
al tenerte que ir a un mundo aparte,

en el cual desde entonces ya eres parte,
pues desde tu llegada te añadiste
a él y yo quedaba solo y triste
aquí, por no poder acompañarte.

Si vieras cómo y cuánto te he llamado
por la falta de amor, y lo notaba
en que nadie de niño me lo daba

y tuve que vivir siempre apartado,
huraño y esperando que algún día
contigo me llevaras, madre mía.

Me lleno de alegría
cuando pienso que vamos a estar juntos
hasta el resucitar de los difuntos.

A LA VIRGEN, EN EL DÍA DE LA MADRE (soneto inglés)

Para la Virgen dejo en este día
mis pobres versos con enorme celo
y ojalá que, al leerlos, de alegría
surquen sus risas el azul del cielo.

Es nuestra Madre y como tal nos quiere
y cuida toda llena de cariño,
pues cada uno de nosotros fuere
desde que nace, y antes, ya su niño.

Nos acompaña y guía por el mundo
aunque no la veamos, pero es cierto,
porque su amor es por demás profundo
y de ambas cosas puedo dar aserto.

También Madre de Dios, que hombre se hiciera
y a pesar de parirlo, virgen fuera.

A MAMÁ, EN EL DÍA DE LA MADRE (soneto inglés)

Es día de la madre y es por eso
que tus hijos, tus nietos y marido,
hemos venido para darte un beso
sincero y por demás agradecido,

por cuanto por nosotros te desvelas
que es tanto, demasiado se diría,
y aun a costa de todo cuanto anhelas,
por estar vigilante noche y día.

No tenemos manera de entregarte
el tiempo que nosotros te quitamos,
pero estamos dispuestos a mimarte
y acudir al menor de tus reclamos.

Sabemos que igualarte es imposible,
aunque haremos por ello lo indecible.

DÍA DE LA MADRE (a mi madre)

Quisiera que este día no acabase,
para así dedicarte en la mañana,
más la tarde de toda la semana
y así toda la vida continuase,

un homenaje y luego se juntase
con otro y otro más, pues tengo gana
de conseguir tenerte tan cercana,
que entrambos el amor se traspasase.

Vienen a mí recuerdos del pasado
que avivan los deseos de decirte,
que siempre te he querido, pero ahora

quisiera que estuvieras a mi lado
y ya para los restos compartirte
con la gloria de que eres acreedora.

EN LA PALABRA MADRE.

En la palabra MADRE está encerrado
todo el amor del mundo, y la dulzura
de lo que significa esa ternura
que a los hijos de siempre les ha dado.

Los tiene, aunque lejanos, a su lado
llegando hasta la misma sepultura,
por mor de esa tan fuerte soldadura
que significa haberlos alumbrado.

Son un pedazo de su propia vida,
siendo muy suyos, pero moran fuera,
lo cual no es óbice ni mucho menos

para olvidarlos, porque nadie olvida
aquello que en su entraña concibiera
con alma y corazón de ganas llenos.

HOMENAJE A LA MADRE SOLTERA

Un homenaje, y sin dudar, merece
la madre y mucho más siendo soltera,
porque se puso el mundo por montera
y siguió manteniéndose en sus trece

de alumbrar a ese niño que ahora mece
y al que ha dado la vida, aunque sufriera
acosos de esa gente que, agorera,
a veces da un consejo que estremece.

Nobleza, valentía y convicción
adornan a tal madre, porque lucha
contra la adversidad como leona,

pensando que le asiste la razón
y solamente a esa razón escucha,
para cumplir su rol como anfitriona.

Cuando el ser eclosiona,
feliz entre sus brazos lo acaricia
y siente que con él hizo justicia.

Cristino Vidal.

LA RUEDA DE LA VIDA

Amanece. La Aurora
muestra su rostro rosicler.
La Luna, despechada,
le esconde el necesaire.

A las claras del día
se expande encima el Sol
hasta que en el crepúsculo
se ruboriza de arrebol.

La Tierra campa, bulle,
el Mar lejano bala sin cesar;
se enternecen los ríos
al tropezarse con el Mar.

Flores de Primavera
estrenan veste de colores.
La vida pende en vilo
de la corola de las flores.

Vámonos, vámonos
con el poeta a por amor,
que nos está esperando
cantando el ruiseñor.

Aurora, Luna, Sol,
Tierra, Mar, Primavera… :
la rueda de la vida
rodando a su manera.

Apuleyo Soto.

TENGO CORAZÓN DE SOBRA.

Me sobra corazón para quererte,
pues sé que tengo mucho todavía
latiendo como siempre me latía,
como ya he comprobado sólo al verte.

Quisiera muy feliz poder hacerte
y ver que te rebosa la alegría,
porque siéndolo tú, yo lo sería,
corriendo así los dos la misma suerte.

En la retina de mis ojos llevo
completamente clara tu figura
y siento a mi ilusión crecer de nuevo

al pensar de tu boca la dulzura
y poco se me haría estar un evo
libándola sin pausa y sin mesura.

Cristino Vidal.

TODO TEATRO

Farsa, tragedia, esperpento,
entremés, sainete, “paso”,
marioneta, bululú,
títere, astracán, retablo,
auto, tablado, comedia…
todo es teatro, teatro.
Teatro es la vida infame
o feliz que nos montamos
o nos montan cada día
sin apenas enterarnos.
Teatro es la prosa o verso
de los autores pasmados.
Teatro son los escraches.
Teatro son los desahucios.
Teatro es el Parlamento
que nos mantiene embobados
con sus tramas delegadas
o séase, por encargo.
Teatro es zarzuela y ópera,
ballet, danza, circo y “cuadro”.
Teatro es arte y mentira
juntos como por ensalmo…
En el carro socorrido
de las leyes del teatro
los cómicos de la legua
y de la lengua ensayamos.
Teatro es Esquilo, Eurípides,
Aristófanes, Menandro.
Teatro es Plauto, Terencio,
Séneca, Apuleyo “el asno”,
Pirandello, Bertoldt Brecht,
Lope, Calderón, “Don Álvaro”,
Moreto, Zorrilla, Lorca,
Moratín y los Machado,
Echegaray, Benavente,
Unamuno, el Valle hidalgo,
Zorrilla, Lorca, Galdós,
Arniches, Alfonso Paso,
Muñoz Seca, los Quintero,
Jardiel y Casona aunados,
Buero, escaleras arriba,
y aquel que… “Del Rey abajo…”
a ninguno suponía
libre de cuentas y engaños.
La vida es, en consecuencia,
teatro, puro teatro.

Apuleyo Soto.

lunes, 24 de abril de 2017

SÓLO NOS IGUALA LA MUERTE.

Que nadie es más que nadie en este mundo
sólo es un dicho que no dice nada,
por no decir que es una payasada
que inventó algún patán engañamundo.

Podríase decir y bien rotundo
que existe diferencia y muy marcada
entre la vida más que acomodada
del rico y la del pobre vagabundo.

Debe haber igualdad y justo fuera,
pues debe ser idéntica la suerte
para todos, al ser del mismo barro,

pero pasamos la existencia entera
a excepción de la hora de la muerte,
bebiendo vida en diferente jarro.
 
Cristino Vidal

ODA AL LIBRO DE PAPEL

¡Oh libro interminable
de la historia del mundo,
por tu sabiduría
yo te saludo!
Tú eres la memoria,
hoy en desuso,
de la que me alimento
tan a menudo
recorriendo las páginas
del papel crudo.
Pulsen otros la tablet
y el móvil cojonudos.
Tú estás a mi servicio
siempre que te pregunto
y con afán discreto
en ti respuestas busco
sobre mis aficiones
y cualquier otro asunto.
Por eso sigo en ti
como escolar oscuro
que encuentra lo que indaga
en un par de minutos:
nudo de comunicaciones
para el docto y el vulgo
que subrayo y anoto
e imprimo y difundo
con el placer gustoso
del “monito desnudo”.
Al libro de papel
lo mimo, lo resumo,
lo extiendo por la mesa,
con las manos le acuno,
me lo meto en el bolso
para cualquier apuro;
compañero de viaje,
me habla aunque es mudo,
y si tropiezo,
me levanta seguro
porque queda al alcance
del ojo y me da impulso
para seguir viviendo
y derribar los muros
de la ignorancia ciega.
Lluvia de hojas de papel. Punto.

Apuleyo Soto.

lunes, 17 de abril de 2017

COSAS DE INTERNET.

Antaño conocí a un matrimonio
que vivía feliz y enamorado,
pero entre ellos metíase el demonio
y toda la armonía se ha acabado.

Al llegar a este mundo la informática
el marido cayó más que enseguida
en ella y se acabó la dulce plática
con la mujer, quedando ésta aburrida.

Con amigos lejanos él hablaba,
siendo prácticamente a cada hora
y a ella decía, cuando preguntaba
que estaba con su fiel computadora.

No vuelvas a decirme que computas,
gritaba la señora en las disputas.
 
Cristino Vidal.